domingo, 13 de agosto de 2017

COMUNISMO DEL SIGLO XXI

COMUNISMO DEL SIGLO XXI

Las redes sociales se hicieron amplio eco del artículo de Luis María Anson publicado en El Mundo y que reproducimos a continuación.

-En el siglo XXI, el comunismo no podrá subsistir sin el maquillaje de las elecciones.
Se lo dijo Fidel Castro a Hugo Chávez, mientras Mario Vargas Llosa, por cierto, comparaba las gesticulaciones del caudillo bufón venezolano, al hablar en público, con las de Benito Mussolini.
No se trata de que los nuevos comunistas, cuando se instalen en el poder, convoquen simulaciones electorales al estilo totalitario. Conforme a las enseñanzas de Fidel Castro que él ya no podía atender, se trata de elecciones aceptables para los baremos democráticos occidentales y luego, si fuera necesario, aderezarlas, regatearlas y manipularlas para certificar la victoria del partido comunista, que, naturalmente, debería utilizar otro nombre, pues tras la caída del muro de Berlín y la evidencia de la catástrofe soviética había que borrar la denominación preterida.
Hugo Chávez lo entendió muy bien y ganó las elecciones por él convocadas con alteración a veces de los resultados conforme a sus conveniencias, tal y como denunciaron analistas independientes venezolanos.
El dictador Maduro no ha tenido tanta suerte. Es un político impresentable, vociferante y amenazador. Sus manipulaciones se han distinguido por la torpeza y el descaro. Perdidas las elecciones legislativas de forma indisimulable, ha acudido a la farsa de una asamblea constituyente para desplazar a los legítimos representantes del pueblo venezolano, además de lanzar contra ellos al Tribunal Supremo y de instrumentar las más burdas triquiñuelas jurídicas.
El mundo asiste hoy sin estupefacción ni sorpresa al circo organizado por el dictador para aplastar a la oposición a través de una jugarreta que ha provocado la repulsa del mundo democrático. A Maduro le favorece la reacción del Trump desmesurado porque son muchas las naciones que se agitan en el rencor, muchas veces injustificado, contra la primera potencia del mundo.
Cuba, Corea y Vietnam, por ejemplo, no pueden disfrazarse de democracias después de tantos años anclados en el totalitarismo comunista. China es otra cosa. Ha incorporado la fórmula capitalista de la propiedad privada y el libre comercio, pero manteniendo el control político a través del partido único fundado por el revolucionario máximo del siglo XXI: Mao Tse-tung. Y a mí que la actual situación china me recuerda vagamente a la España del Movimiento Nacional…
El dictador Maduro ha desencadenado la lucha de clases en Venezuela. Habla abiertamente del choque entre ricos y pobres, mientras a imagen y semejanza de Cuba, está creando la nueva clase sobre la que escribió lúcidamente Milovan Djilas. Y parece dispuesto a todo, a distorsionar hasta la náusea las elecciones y a mantenerse con las armas si no lo puede hacer con los votos. Hasta ahora, con la ayuda impagable de los activistas cubanos, permanece en el machito. “Si no se planta una parte del Ejército, no habrá manera de echarle”, me ha dicho un venezolano sagaz, exiliado en España. Pero mejor sería encontrar otra fórmula. Al médico militar al que se llama de urgencia, suele quedarse de cabecera. Que se lo digan a Franco o a Pinochet.

Visca la Guardia Civil

CURRI VALENZUELA - CHISPASSEGUIR

Visca la Guardia Civil

Lo que ha tenido que ocurrir, con la cerrazón de los trabajadores de Eulen colapsando el aeropuerto del Prat, para que Colau aceptara que la Benemérita refuerce los controles de acceso a las zonas de embarque
  • 63 
  • Compartir
  • Compartido veces

Ada Colau defendiendo la presencia de la Guardia Civil en Barcelona. Lo que ha tenido que ocurrir, con la cerrazón de los trabajadores de Eulen colapsando el aeropuerto del Prat, para que la alcaldesa de Barcelona aceptara que los guardias refuercen los controles de acceso a las zonas de embarque. Todo ello en medio de una campaña de la CUP, sus socios en el gobierno de la ciudad, para echar de Cataluña al Cuerpo de las Fuerzas de Seguridad del Estado que más odio levanta entre los nacionalistas radicales.
Las cosas se ponían tan feas en el Prat el jueves pasado, con el rechazo de los sindicalistas de Eulen a la subida del 17 por ciento que les prometía AENA, que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, planteó a su colega de Interior el envío de guardias civiles para que se hagan cargo de la seguridad en el aeropuerto barcelonés. La medida fue consultada al presidente del Gobierno, de vacaciones en Galicia.
Hubo unanimidad entre todos ellos y, dicen en Fomento, algún comentario irónico acerca de la incongruencia de unos nacionalistas que rechazan, incluso con violencia, la presencia de la Guardia Civil en su territorio y luego la aplauden… cuando les viene bien. Lo de siempre.
La paradoja es evidente. La CUP comenzó hace tiempo una campaña contra la presencia de ese Cuerpo en Cataluña, que se está incrementando dentro de los preparativos para intentar la celebración del referéndum ilegal del próximo 1 de octubre. La escalada ha llegado hasta la intimidación, con algún escrache frente al cuartel de Barcelona de la Travesía del Ensanche. Organizaciones cívicas contrarias a la independencia convocaron hace unos días una manifestación de apoyo a la Guardia Civil frente a los ataques que hasta ahora han recibido solo el silencio por parte del gobierno catalán, tanto de los consejeros de PDECat como los de ERC, y el apoyo de En Comú, el partido de Ada Colau.
De la Serna trasladó el viernes su gabinete de crisis a la Delegación del Gobierno en Barcelona y, para su sorpresa, encontró la aprobación de los tres consejeros de la Generalitat que se reunieron allí con él al envío de guardias civiles para reforzar la seguridad de el Prat. Incluso la alcaldesa de Barcelona, que a primera hora de la mañana se había declarado opuesta a esa iniciativa, la apoyó tras entrevistarse con el ministro por la tarde y manifestarse de acuerdo con que se trate de una medida que solo se llevará a cabo si los trabajadores continúan con su huelga.
El Gobierno, prudente para no levantar polémicas innecesarias ante el desafío del referéndum del 1-O, no comenta la paradoja de desear que la Guardia Civil se demuestre necesaria en Cataluña.
Curri ValenzuelaCurri Valenzuela

ES UNO DE LOS DIEZ PAÍSES CON MÁS OLAS DE CALOR

ES UNO DE LOS DIEZ PAÍSES CON MÁS OLAS DE CALOR

El cambio climático se ceba con España

Cada día que no llueva a partir de septiembre crecerá para España el riesgo de entrar en situación de sequía extrema en 2018. Por Sara Cabrero / Eduardo Villamil
Cada día que no llueva a partir de septiembre crecerá para España el riesgo de entrar en situación de sequía extrema en 2018. Por Sara Cabrero / Eduardo Villami

sábado, 12 de agosto de 2017

Jugon trilerosando

JOSÉ MARÍA CARRASCAL

Entre los empresarios, el miedo es aún mayor, pues saben hasta qué punto los antisistema controlan todo en Cataluña



JOSÉ MARÍA CARRASCAL  - Actualizado: Guardado en: Opinión

Cuando oigo decir a Rajoy, sin alzar la voz pero convencido «no habrá referéndum el 1 de octubre», siento admiración e inquietud: ¿Cómo lo sabe? ¿Se da cuenta de que está jugando con trileros, que no respetan ley ni norma, que han mentido a todo el mundo, empezando por sus seguidores? Han dicho a los catalanes que el referéndum iba a ser legal, que contaban con el apoyo de las instituciones internacionales y de los países más importantes, que podrían seguir en la Unión Europea y, además, teniendo las mismas relaciones con España, ya que los españoles son tontos (esto último no lo dicen en voz alta, pero lo dan a entender al invocar su «astucia»), que el Estado catalán sería una especie de Mónaco, Gibraltar o Andorra sólo que más grande, con todos los beneficios actuales sin ninguno de los inconvenientes. Y resulta que nada de eso es cierto. Que el catalexit está resultando aún más problemático que el brexit, porque no hay Estado, ni ejército, ni hacienda, ni nada sólido detrás, sólo las figuraciones de unos bocazas (lo que ellos llaman «paveros») que chocan con todas las esquinas dentro y fuera de España. Lo que les convierte en desesperados, algo muy peligroso, pues un desesperado es capaz de cualquier cosa, sobre todo si anda corto de mollera, como es el caso. A estas alturas de la farsa, Puigdemont es un títere en manos de la CUP que no se fía ni de su propio partido, de ahí las purgas que realiza. Su única esperanza es el «choque de trenes»: ver aparecer por Esplugas los tanques españoles y la guardia civil deteniendo a su gobierno. El martirio. No le caerá esa breva. Lo que van a caerle son unas sentencias de aupa y multas millonarias
A la intelectualidad catalana que invocaba «el derecho a decidir para decir no a la independencia» le tiemblan ahora las piernas y pide un puente de plata para huir de tanta estupidez y mentira. Entre los empresarios, el miedo es aún mayor, pues saben hasta qué punto los antisistema controlan todo en Cataluña, empezando por sus negocios, que están principalmente en España. En tal coyuntura, Rajoy, diciendo que no habrá referéndum el 1-O ni hará nada hasta entonces. Resulta tan insólito como turbador. ¿Y si esos trileros ponen urnas en ayuntamientos, iglesias, club sociales o sus casas, y le llaman referéndum? Son muy capaces. Sobre todo sabiendo que, en última instancia, la oposición les apoyará. De ahí mi inquietud. Pues hay alguien aún más de temer que el nacionalismo: la izquierda. Una izquierda dispuesta a venderse no sólo ella, sino también España con tal de que Rajoy no siga gobernando. ¿Qué exagero? Ahí tienen a un socialista «moderado» formando gobierno en Castilla-La Mancha con Podemos para impedir que gobierne el PP, ganador de las elecciones. Objetivo: Madrid, donde contarán con los nacionalistas. La próxima moción de censura y la plurinacionalidad de España se ponen en marcha.

viernes, 11 de agosto de 2017

DE NUEVO, EL ANTICUADO LENINISMO EN ESTADO PURO


En el diario ABC, Hughes ha publicado un espléndido artículo en el que alinea a la CUP con un marxismo-leninismo de aroma estalinista. El comunismo del siglo XXI está presente en varios países de Iberoamérica y pugna por triunfar en Europa, desde Grecia hasta España. Se trata de un comunismo pleno, el mismo que fracasó de forma rotunda en las postrimerías del siglo XX, pero con el maquillaje de las elecciones que luego, si es necesario, se manipulan hasta la náusea, como se ha hecho en Venezuela. En Europa, salvo España, los comunistas se enmascaran en instancias varias, suprimiendo las siglas históricas del PC. Solo en España se conservan esas siglas de forma plena, si bien para la contienda electoral el PC se refugia en Izquierda Unida, que solo es una máscara, incorporada ahora a Podemos.
Hughes ha tenido el gran acierto de ilustrar su artículo con las imágenes que evidencian lo que afirma. Resulta que el cartel exhibido por la CUP contra el sistema, contra el Rey, contra Rajoy, contra el pobre Arturo Mas, contra la Iglesia, contra las instituciones que definen el españolismo, es un plagio puro y duro del que muestra a Lenin en los años veinte del siglo pasado, barriendo de Rusia las mismas instituciones a las que agrede ahora la escoba de Ana Gabriel.
Mejor es así. Libertad para todos y que la CUP se exprese, dentro de la ley, como le plazca, mostrando su verdadero rostro, es decir, la aspiración de los comunistas a una dictadura del proletariado y el retorno a los planteamientos decimonónicos de un sector de la sociedad. Todo demasiado cutre, demasiado antiguo, demasiado decadente, demasiado convencional.

martes, 8 de agosto de 2017

xxxx



Albarracín, un pueblo modelo

La recuperación gradual de la localidad turolense, una de las más bonitas de España, ha culminado con la rehabilitación de la catedral. Un ejemplo de unión de las instituciones en defensa del patrimonio histórico


Añadir leyenda


El casco urbano de Albarracín (Teruel), donde el jueves 8 de junio se celebró la Asamblea Internacional de la Federación de los Pueblos Más Bonitos del Mundo.Ampliar foto
El casco urbano de Albarracín (Teruel), donde el jueves 8 de junio se celebró la Asamblea Internacional de la Federación de los Pueblos Más Bonitos del Mundo. GETTY

Hace 30 o 35 años, Albarracín, declarado Monumento Nacional en 1961 y considerado uno de los pueblos más bellos de España, vivía un proceso de decadencia común a toda la Serranía de la que es capital histórica y que presenta uno de los índices de despoblación mayores de Europa que la creación de una fundación modélica no sólo logró atajar, sino que lo ha revertido. La Fundación Santa María de Albarracín, participada por el Gobierno de Aragón, el Obispado de Teruel y Albarracín, Ibercaja y el propio Ayuntamiento de la localidad serrana y con sede en el antiguo Palacio Episcopal, abandonado desde la unión a la de Teruel de la diócesis albarracinense tras el destierro de su último titular por su adhesión al carlismo a mediados del siglo XIX, convirtió la restauración de su patrimonio en el motor de la economía de una población para la que hasta entonces éste era un problema. A partir de unas iniciales escuelas-taller, la Fundación Santa María, que se encamina hacia sus veintiún años de vida, le dio un impulso a la vieja idea regeneracionista de convertir la restauración y conservación del patrimonio artístico y arquitectónico en una fuente de recursos, máxime en un lugar como Albarracín, cuya riqueza en esos aspectos apenas encuentra parangón en nuestro país.


El proyecto cultural ha generado 40 puestos de trabajo y ha logrado que el municipio haya dejado de perder población

Encastrada en una hoz del Guadalaviar, el río serrano que desde Teruel mudará su nombre por el de Turia, en mitad de un paisaje de fantasía, su historia se remonta a tiempos remotos. Al Neolítico pertenecen las pinturas rupestres del llamado estilo levantino que se encuentran en varios abrigos de los cañones y en los pinares de los alrededores. Y a la primitiva tribu celta que la fundó su nombre romano: Lobetum (de los lobetanos).




Descripción: El casco urbano de Albarracín (Teruel), donde ayer se celebró la Asamblea Internacional de la Federación de los Pueblos Más Bonitos del Mundo.
Vista del pueblo de Albarracín, en Teruel.ampliar foto
Vista del pueblo de Albarracín, en Teruel. GETTY


Albarracín acumula en su pasado huellas de todas las civilizaciones, siendo la principal la que le proporcionó su nombre actual, así como su singular aspecto: la islámica bereber de la dinastía de los Banu Racín, que la convirtieron en capital de su taifa árabe altomedieval. De ese periodo conserva una torre, la del Andador, y la vieja y fiera alcazaba mora. Y del que le sucedió, ya en manos Albarracín de los Azagra navarros (los caballeros que la recuperaron para la Cristiandad merced a una donación del rey Lobo de Murcia por su ayuda en la lucha contra los almohades, y que la mantuvieron independiente durante doscientos años), y del rey de Aragón sucesivamente, su gran perímetro amurallado y numerosas torres y construcciones, entre ellas la catedral del Salvador, del siglo XIV. El conjunto de la ciudad, perfectamente homogéneo, se ofrece al que lo descubre como la ilustración de un cuento medieval o un espejismo romanticista, con su caserío macizo apiñado en lo alto de un farallón y colgado sobre el abismo roquedo y sus colores ocres y malvas (el color del rodeno de la zona, que les da su aspecto característico) pintando el gris moteado de verde —por los pinos y los enebros— de la serranía.




Aldaba de una puerta en el pueblo turolense de Albarracín.ampliar foto
Aldaba de una puerta en el pueblo turolense de Albarracín.  GETTY


Actividad económica

Ese paisaje, al que como geógrafo dedicaba a principios de los noventa del pasado siglo Antonio Jiménez, el gerente de la Fundación Santa María de Albarracín, sus desvelos en orden a terminar su tesis doctoral dedicada a él, es el que ha visto nacer y crecer de año en año un proyecto cultural que ha sacado de la incuria y el olvido, y, en numerosos casos, salvado de la ruina, casas particulares y monumentos, creando cuarenta puestos de trabajo entre restauradores, instaladores, vigilantes de museos y personal de administración y mantenimiento de los edificios, y generando con su actuación una actividad económica que ha hecho que Albarracín no sólo haya dejado de perder población sino que esté repuntando ligeramente. Si hace 25 años los restaurantes y los hoteles eran muy pocos, hoy se cuentan por decenas, alimentados por un turismo creciente que cada fin de semana y en vacaciones invade sus callejuelas como si de una pequeña Cuenca montaraz y en miniatura se tratara.


Al Museo Diocesano se unen el del Juguete, el de la Forja y el de la Historia del municipio, y salas de exposiciones

Aparte de ese paisaje y de la arquitectura de Albarracín (que se extiende a otras poblaciones de la comarca como Ródenas o Guadalaviar, prototipos de pueblos de la Serranía), la ciudad ofrece un sinfín de atractivos. Desde sus monumentos o casas de arquitectura tradicional, como la célebre de la Julianeta (símbolo de Albarracín con su geometría imposible), que integran el entramado de su urbanismo lleno de recovecos y encanto, a los varios museos que la Fundación Santa María o el Ayuntamiento, incluso algún particular por su cuenta, han creado a medida que se restauraba su patrimonio histórico y arquitectónico: el Diocesano, de arte religioso, en el Palacio Episcopal; el del juguete, creado a partir de la colección de Eustaquio Castellano; el de forja; el de la Historia de Albarracín… Fuera de ellos, diversas salas de exposiciones (la del antiguo Molino del Gato, al lado del río) y los espacios que la Fundación tiene habilitados para la celebración de congresos y cursos, así como las iglesias que utiliza para sus conciertos, principalmente la de Santa María, completan una oferta cultural que se codea con la de cualquier ciudad de mayor tamaño, como Teruel.




Soportales en la plaza Mayor de Albarracín.ampliar foto
Soportales en la plaza Mayor de Albarracín. AGEFOTOSTOCK


Entre unas cosas y otras, Albarracín se ha ido restaurando entera, pero la guinda la ha puesto la inauguración el año pasado de la recuperación integral de su catedral, que el que escribe, en su recorrido por todas las del norte del país, tituló “la más pobre de España”, tal era su situación de abandono cuando la visitó: “Todo está un poco dejado, como lo prueba el polvo que se acumula. No parece que la escoba sea la enseña de esta catedral. Ni que los curas se ocupen mucho de ella, pues necesitaría de una restauración. La razón de este abandono se la explica al viajero la mujer que se ocupa del museo: ‘Es que aquí sólo dicen misa los domingos. Los demás días la dicen en la iglesia de Santiago, que tiene calefacción’. ‘¿Y la catedral no tiene?’, le pregunta el viajero, sorprendido, no sólo porque se trata de la primera iglesia de Albarracín, sino por la cantidad de gente que la visita. ‘Quieren ponerla’, responde la mujer, avergonzada de la desidia en la que se encuentra todo…”




Albarracín, un pueblo modeloampliar foto
JAVIER BELLOSO


Nada que ver con lo que ahora se ve. La catedral del Salvador de Albarracín, después de seis años de rehabilitación que le ha cambiado la cara y hasta el espíritu, incluso ha recuperado varias pinturas y hasta una capilla oculta del XVI cuya existencia se desconocía, es hoy una maravilla que resplandece luciendo todos sus atractivos, que son más que los que parecía albergar cuando la oscuridad y el polvo los ocultaban. El edificio en sí, típico exponente del gótico levantino que tanto predicamento tuvo en el reino de Aragón a principios del siglo XVI, es una construcción excelsa pese a sus pequeñas dimensiones (obligadas por el lugar en el que se alza, en el centro del casco histórico de Albarracín, frente a la alcazaba mora), e igual sucede con las capillas y el claustro, redecorado en el XVIII al gusto barroco y paso obligado hacia ella. En la capilla mayor, un gran retablo renacentista del imaginero Cosme Damián, restaurado como todo el templo, deslumbra con su nuevo aspecto; e igual sucede con los sitiales del coro y su facistol, góticos como la catedral; o con el retablo de autor anónimo, éste sin policromar, dedicado al apóstol San Pedro, antes cubierto de polvo y casi invisible. Por las capillas laterales, imágenes restauradas y pinturas ya existentes, o recuperadas en la rehabilitación del templo, hacen que la catedral de nuevo vuelva a lucir como hacía ya tiempo. Y todo ello gracias al trabajo de los equipos de la Fundación Santa María (albañiles, restauradores, herreros…), que han obrado el milagro en sólo seis años.




Dos perros bulldog en un banco del pueblo de Albarracín.ampliar foto
Dos perros bulldog en un banco del pueblo de Albarracín. SUSANA TOLEDO


La visita a la catedral necesariamente debe extenderse al vecino Palacio Episcopal, sede de la Fundación Santa María y museo, no sólo por lo que éste guarda, que es mucho, sino porque la rehabilitación del edificio, que fue la primera que abordó la Fundación, mantuvo el espíritu de lo que fue: la residencia de los obispos de Albarracín desde su construcción en el siglo XVI hasta el fallecimiento del último obispo, de nombre José Talayero Royo, el año 1839 en Marsella. El despacho y las habitaciones, la cocina con su gran campana, la pequeña capilla privada contigua a la alcoba, las vestimentas de los moradores, todo ha sido respetado como era y hasta los muebles son los que había o de igual estilo. Entre tanto, en la llamada sala de la Mayordomía, la más grande del palacio, y en las contiguas, las piezas del Museo Diocesano, al que se accede desde la catedral, también recuerdan los viejos tiempos episcopales de Albarracín, definitivamente perdidos. Una magnífica colección de tapices flamencos que reproducen la historia bíblica de Gedeón, regalo de algún obispo a la catedral, y una naveta de cristal de roca en forma de pez que se ha convertido en la imagen pública del museo y de la Fundación Santa María, comparten sus paredes y vitrinas junto con otras piezas de la antigua diócesis (orfebrería, pintura, imágenes, ropas litúrgicas…) y con las ventanas desde las que se contempla la maravilla de Albarracín y de su fabuloso entorno: los tejados de las casas apiñadas como colmenas de miel al pie del palacio, las torres de las iglesias y de la alcazaba mora, la muralla que recorre el perímetro del pueblo como si fuera la muralla china, las grandes casas solariegas de las familias enriquecidas con la trashumancia, tan importante durante siglos para Albarracín y su Serranía entera, y, abajo, la espuma verde de los chopos que escoltan al río Guadalaviar en su paso por el desfiladero al que la ciudad se asoma y cuyas puntas apenas alcanzan a sus casas bajas, tan profundo va. Si hay un milagro es que la ciudad resista, no sólo al tiempo y a su torturada historia, sino al lugar en el que está enclavada.




Un escalador haciendo búlder en el paisaje protegido de los Pinares de Rodeno, cerca de Albarracín.ampliar foto
Un escalador haciendo búlder en el paisaje protegido de los Pinares de Rodeno, cerca de Albarracín.  GETTY


Aunque el milagro no concluye en ella. Con Fundación o sin Fundación Santa María, dentro de la muralla o a extramuros de su protección (que hoy ya es sólo simbólica, pues le faltan trozos enteros de lienzo), la maravilla de Albarracín y de su recuperación se extiende a toda la Serranía, donde otros pueblos siguen su ejemplo o cuando menos tratan de mirarse en él. Pueblos como Pozondón, con una iglesia renacentista y un campanario con aire de fortaleza; como Orihuela del Tremedal, con casas de cantería fruto de los dineros de la Mesta y un fabuloso templo barroco escondidos entre los pinares; o como Ródenas, cuyo nombre hace honor a la piedra arenisca que caracteriza al pueblo y le da su particular color, el mismo de Albarracín, que aquí tuvo sus canteras. Entre medias y a lo largo y ancho de la Serranía, entre pinares y formaciones rocosas que sobrevuelan buitres y otras rapaces y frecuentan apenas pastores con sus rebaños y madereros, caminos y carreteras llenan de placidez y de soledad al viajero que atravesado por su belleza descubre que está en el epicentro de la despoblación española, que aquí adquiere dimensiones de Laponia o de Etiopía. Y es que el milagro de Albarracín aún no ha alcanzado a su Serranía.
Julio Llamazares es novelista y autor del libro de viajes sobre las catedrales españolas Las rosas de piedra (Alfaguara, 2009).




EQUILIBRIO DE DETALLES


1 Un gran equipo
La unión de instituciones (Gobierno de Aragón, Diputación, Ayuntamiento, Obispado, Ibercaja) y de profesionales (arquitectos, restauradores, paisajistas) coordinados por la Fundación Santa María garantiza la continuidad de las intervenciones en Albarracín en un proceso gradual, dentro de un plan de protección especial. El arquitecto Pedro Ponce de León, autor de la rehabilitación de las murallas de Toledo o el monasterio de Yuste, es el responsable de las actuaciones.
2 Diálogo armonioso
El respeto al paisaje que rodea la localidad resulta primordial: en el plan especial no sólo se protegió el casco histórico y las murallas (12,2 hectáreas), sino también 155 hectáreas de paisaje, incluidas las cumbres de las montañas. Albarracín es ahora candidata a ser declarada como uno de los observatorios europeos del paisaje.
3 Materiales de la zona
La madera, el yeso rojo y la teja árabe son los elementos tradicionales de la construcción en Albarracín. En el proceso de recuperación del pueblo (no sólo de las fachadas, sino también de los interiores en una actualización coherente) ha sido prioritario que las tonalidades de ocres, rojos y anaranjados formen una unidad con el paisaje. El Ayuntamiento facilita el yeso rojo al dispensar la licencia para las obras. Se trata de un yeso molido artesanalmente, de dureza y flexibilidad singulares, utilizable en las fachadas. Frente a la preeminencia del hormigón, la labor que se desarrolló en la escuela taller consiguió convertir a muchos exalumnos en incondicionales del yeso rojo.
4 No es una maqueta
El cableado se ha soterrado y la circulación de vehículos se ha restringido, detalles que contribuyen a crear una atmósfera especial. Pero se busca evitar que todo sea tan perfecto como en un parque temático (por eso no importa mucho que queden todavía casas viejas con las cicatrices del tiempo bien visibles).
5 Profesionalidad
Carpinteros, yeseros y otros artesanos, algunos con más de 20 años de experiencia, le dan continuidad a la idea de que el hacer las cosas bien, con acabados perfectos, es el mejor ejemplo.
6 El gran peligro
A la despoblación del centro y la saturación de turistas en festividades y vacaciones se une la ambición de abrir o ampliar negocios por parte de los empresarios de hostelería. Los expertos insisten en que el principal recurso es el patrimonio, no el turismo, y que resulta fundamental la programación de la oferta y la continua profesionalización, a fin de extremar los cuidados hacia el visitante y evitar en la arquitectura de los interiores lo falsamente rústico y lo kitsch.
7 Finalidad cultural
El movimiento cultural de exposiciones y congresos supone un retorno económico para los habitantes y evita el peligro de convertir Albarracín en un pueblo-escenario que se vacía cuando se van las decenas de autobuses venidos por la mañana. Inyectar cultura en los espacios públicos se convierte así en una acción preferente.
8 Prueba/error
Las grandes inversiones suelen comportar grandes errores. Por el contrario, las operaciones a largo plazo y las inversiones graduales, con la complicidad de una corporación local sensibilizada, son garantía de los mejores logros.
9. Educación
Los cursos de restauración que se celebran en Albarracín atraen a 70 profesionales al año.
10 El reto
Mantener un crecimiento sostenible, de turismo cultural de calidad, en una localidad que no se vacíe por la noche, y que por proximidad a Teruel (25 kilómetros) atraiga al turismo extranjero.
Decálogo basado en las opiniones de Antonio Jiménez (director gerente de la Fundación Santa María, que aglutina a las instituciones y equipos), y en las del arquitecto Pedro Ponce de León.