viernes, 6 de junio de 2014

Junta democrática, 29 de julio de 1974.

TEXTO 10: MANIFIESTO DE LA JUNTA DEMOCRÁTICA
 La Junta Democrática propugna:
1. La formación de un Gobierno provisional que sustituya al actual, para devolver al hombre y a la mujer españoles, mayores de dieciocho años, su plena ciudadanía mediante el reconocimiento legal de todas las libertades, derechos y deberes democráticos.
2. La amnistía absoluta de todas las responsabilidades por hechos de naturaleza política y la liberación inmediata de todos los detenidos por razones políticas o sindicales.
3. La legalización de los partidos políticos, sin exclusiones.
4. La libertad sindical, y la restitución al movimiento obrero del patrimonio del Sindicato Vertical.
5. Los derechos de huelga, de reunión y de manifestación pacífica.
6. La libertad de prensa, de radio, de opinión y de información objetiva en los medios estatales de comunicación social, especialmente en la televisión.
7. La independencia y la unidad jurisdiccional de la función judicial.
8. La neutralidad política y la profesionalidad, exclusivamente militar para la defensa exterior, de las fuerzas armadas
9. El reconocimiento, bajo la unidad del Estado español, de la personalidad política de los pueblos catalán, vasco, gallego y de las comunidades regionales que lo decidan democráticamente.
10. La separación de la Iglesia y el Estado
11. La celebración de una consulta popular [...] con todas las garantías de libertad, igualdad de oportunidades e imparcialidad, para elegir la forma definitiva del Estado.
12. La integración de España en las Comunidades Europeas, el respeto a los acuerdos internacionales, y el reconocimiento del principio de la coexistencia pacífica internacional."  29 de julio de 1974.

El pleno declive del Régimen de Franco, éste tuvo que hacer frente al malestar laboral, intelectual y estudiantil y al fracaso de un intento aperturista que provocó una fuerte reacción de los sectores franquistas ultraconservadores.
Ya enfermo Franco, en julio de 1974 se constituyó en París la Junta Democrática que, liderada por el PCE, integró también a políticos vinculados a don Juan (Calvo Serer y García Trevijano) e independientes y en la que luego se integraron, entre otros, los socialistas de Enrique Tierno Galván, los carlistas de Carlos Hugo, Comisiones Obreras, y el Partido del Trabajo.
En su Manifiesto, la Junta Democrática, reclamó una Ruptura política con el Régimen y el inicio de un proceso Constituyente (formación de un Gobierno provisional que restituyera a los españoles, mayores de edad, el protagonismo político y les reconociera legalmente “todas las libertades, derechos y deberes democráticos”).
El Gobierno provisional debía, además, promover una consulta popular que, con todas las garantías de libertad, igualdad de oportunidades e imparcialidad, permitiera a los españoles “elegir la forma definitiva del Estado”.
Exigía también:
*.- una amnistía de responsabilidades por “delitos” políticos  o sindicales,
*.- liberación inmediata de presos políticos y sindicales,
*.- libertad sindical y legalización de todos los partidos políticos sin exclusión alguna.
*.- el reconocimiento de los derechos de huelga, de reunión y de manifestación pacífica, el de libertad de expresión (prensa, radio y opinión, una información objetiva en los medios de comunicación del Estado, especialmente en la televisión).
*.- el establecimiento de una Administración de Justicia independiente y la unidad jurisdiccional de la función judicial,
*.- un ejército profesionalizado para la defensa exterior y neutral en lo político (dejando de ser una fuerza represora de cualquier intento democratizador).
*.- la no confesionalidad del Estado
*.- y la plena integración de España en los organismos internacionales y Europa.

En su oposición al Régimen y su negativa a colaborar con la política de Arias Navarro, la Junta Democrática coincidió con la Plataforma Democrática (creada en julio de 1975), aunque se oponía a ésta en su propuesta de una salida apoyando una Monarquía desligada del Régimen y de una ruptura pactada con los poderes fácticos del propio Régimen.
Al final se produjo una convergencia de la Junta y de la Plataforma.

En palabras de Santiago Carrillo, Secretario General del Partido Comunista de España,  “la alternativa no se planteaba entre República o Monarquía, sino entre democracia y dictadura” y  se “aceptó la Monarquía como forma política de Estado porque era la forma de lograr el cambio democrático”.
Para el Secretario general del PCE, que lideró la Junta Democrática, en España, a la muerte de Franco,  “no hubo una ruptura revolucionaria” sino una “ruptura pactada con los reformistas” que hizo posible la eliminación de la Dictadura, el establecimiento de un Régimen democrático y la consecución de todas las exigencias recogidas en el Manifiesto de la Junta Democrática en 1974. Esta ruptura hizo posible también un proceso constituyente fundamentado en el principio de la soberanía nacional.

Este Manifiesto, en sus exigencias, se oponía frontalmente a las esencias del Régimen, llegó clandestinamente a España y contribuyó al incremento de las reivindicaciones internas y la presión sobre el Régimen.

Ampliando datos:
Junta Democrática de España
La Junta Democrática de España nace el 29 de julio 1974 en París e impulsada por el Partido Comunista de España (PCE), liderado por Santiago Carrillo. En ella estuvo integrado el Partido del Trabajo de España (PTE), el Partido Carlista, Comisiones Obreras (CCOO), el Partido Socialista Popular (PSP) de Enrique Tierno Galván, y personajes de significación, como Rafael Calvo Serer, Antonio García-Trevijano Forte y el intelectual progresista Vidal Beneyto.

Gestación de la Junta Democrática de España
Es el primer gran organismo que, con un programa político rupturista, trata de movilizar unitariamente a la oposición antifranquista. Su origen está en los contactos que el abogado Antonio García Trevijano realiza con diversas personas de partidos políticos, los que deciden formar la JD son la ASA de Rojas Marcos, el PSP, el PCE, junto con una nutrida representación de independientes, CC. OO. y asociaciones judiciales profesionales, de vecinos, etc.
La presentación pública de la JDE se realiza simultáneamente el 29 de julio de 1974, en París y Madrid, en un contexto de crisis del Régimen, marcado por la tromboflebitis de Franco, que se encuentra hospitalizado desde el día 9 de julio y por la asunción de la Jefatura del Estado interina del Príncipe de España.
En la presentación parisina aparecen Calvo Serer y Carrillo, de manera que se visualice la oposición interior y exterior La integración del PC se realiza en septiembre de 1974 y posteriormente lo hace el PCE(i), después de cambiar su nombre por el de PTE, en febrero de 1975. El Partido Carlista poco tiempo después abandonó la Junta.

Los 12 puntos de la Junta Democrática de España
*.- La formación de un gobierno provisional que sustituya al actual, para devolver al hombre y a la mujer españoles, mayores de dieciocho años, su plena ciudadanía mediante el reconocimiento legal de todas las libertades, derechos y deberes democráticos.
*.- La amnistía absoluta de todas las responsabilidades por hechos de naturaleza política y la liberación inmediata de todos los detenidos por razones políticas o sindicales.
*.- La legalización de los partidos políticos, sin exclusiones.
*.- La libertad sindical y la restitución al movimiento obrero del patrimonio del Sindicato Vertical.
*.- Los derechos de huelga, de reunión y de manifestación pacífica.
*.- La libertad de prensa, de radio, de opinión y de información objetiva de los medios estatales de comunicación social, especialmente en la televisión.
*.- La independencia y la unidad jurisdiccional de la función judicial.
*.- La neutralidad política y la profesionalidad, exclusivamente militar para la defensa exterior, de las Fuerzas Armadas:
*.- El reconocimiento, bajo la unidad del Estado español, de la personalidad política de los pueblos catalán, vasco, gallego y de las comunidades regionales que lo decidan democráticamente.
*.- La separación de la Iglesia y del Estado.
*.- La celebración de una consulta popular, entre los doce y los dieciocho meses –contados a desde el día de la restauración de las libertades democráticas-, con todas las garantías de libertad, igualdad de oportunidades e imparcialidad, para elegir la forma definitiva del Estado.
*.- La integración de España en las Comunidades europeas, el respeto a los acuerdos internacionales y el reconocimiento del principio de la coexistencia pacífica internacional.

Desarrollo de la Junta Democrática de España
La Junta Democrática consiguió muy pronto un importante apoyo político y social de masas, como se puso de manifiesto a través de diversas movilizaciones que se llevaron a cabo en diversos lugares del país, como las jornadas del 3, 4 y 5 de junio de 1975 en Madrid. La característica de la JD es su articulación organizativa en Juntas Democráticas locales y sectoriales, que proponía convertir a esta en un verdadero movimiento de masas, con acciones territoriales.
La actividad de la JD se dirigía por una parte al pueblo, por otro lado a los poderes fácticos, con múltiples contactos con empresarios, militares o autoridades eclesiásticas. Tampoco se olvidaba la dimensión internacional, con relaciones con las autoridades de la CEE, con el embajador de EE. UU. en Madrid o con los presidentes de Argelia, México, Rumania y Venezuela.

El 11 de junio de 1975 se creó la Plataforma de Convergencia Democrática, encabezada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), a pesar de que se había llevado a cabo tanto desde la Junta como desde el propio PCE conversaciones con el PSOE y con Izquierda Democrática, grupo democristiano liderado por Ruiz-Giménez para lograr un organismo unitario de la oposición. En dicha Plataforma figuraban junto al PSOE, la ya citada Izquierda Democrática que formaba parte del equipo español de la Democracia Cristiana, el Movimiento Comunista, la Organización Revolucionaria de Trabajadores (ORT) y la Unión Socialdemócrata Española. Al poco, ingresaría el Partido Carlista y se marcharía la ORT.

La Comisión Coordinadora de Fuerzas Políticas de Cataluña había decidido no incorporarse a ninguna organización unitaria de carácter estatal, y mantenía relaciones tanto con la Junta como con la Plataforma. El Partido Nacionalista Vasco (PNV) conversaba con todos y no se unía a nadie, ni siquiera en Euskadi.


Junta y Plataforma constituyeron en Marzo de 1976 Coordinación Democrática (CD), más conocida como Platajunta. El 23 de octubre se forma la Plataforma de Organizaciones Democráticas (POD)que incluía además a fuerzas nacionalistas y estaba constituida por CD y la Assemblea de Catalunya, la Assemblees Democràtiques de les Illes Balears, la Coordinadora de fuerzas Democráticas de Canarias, la Táboa Democrática de Galicia y la Taula de Forces Politiques i Sindicals del Païs Valencià.

1 comentario:

Califa G dijo...

Traidores y Vendepatrias: Todos bien juntitos en esta infame foto historica!